a_impresores_empresa_grafica_mayor_inversion

La lectura en papel v/s la lectura digital

Varios estudios afirman que es más fácil aprender a través de textos en papel, que en textos digitalizados. Esto se debe principalmente a las dificultades en la monitorización metacognitiva, que sobrevaloran el nivel de aprendizaje, llevando al aprendiz a asignar un esfuerzo cognitivo de manera insuficiente.

¿Por qué ocurre este fenómeno a nivel de aprendizaje? Sucede que el medio digital implica que la información se procese de manera mucho más superficial, provocando un efecto negativo, debido a que tendemos a pensar que lo que estamos aprendiendo es mucho más fácil de lo que realmente es. De este modo, terminamos atribuyendo menos recursos cognitivos de los que efectivamente necesitamos.

Ventajas de leer en papel

Evitar la luz azul: Al leer en papel por la noche, solo nos enfrentamos a la luz que se refleja en sus páginas, mientras que leer a través de dispositivos digitales expone nuestros ojos  directamente a la luz integrada o retroluminicente. Esto provoca que las personas tarden más tiempo en dormirse y por ende, su calidad de sueño empeora.

Evitar interrupciones y distracciones: Leer un libro en papel supone estar concentrado en tus páginas, sin mayores distractores. Por otro lado, la lectura a través de una pantalla digital nos somete a estar expuesto a una serie de notificaciones y distracciones, que nos harán perder la continuidad en la lectura.

Mejor comprensión del texto: Según lo expuesto anteriormente, podemos decir que la lectura en papel contribuye a una comprensión más profunda y duradera del texto, corroborado por un estudio del Centro de Lectura de la Universidad Stavanger en Noruega. Incluso, según el libro Words on Screen: The Fate of Reading in a Digital World” (2015), de Naomi S. Baron, profesora de la American University, un 92% de los estudiantes universitarios se concentra mejor cuando leen en papel.

Crear memorias físicas: La lectura en papel ayuda a crear de manera más fácil, memorias físicas que nos ayudan a retener la información. Tener contacto físico con el libro, reconocer su extensión, el tamaño de sus páginas, sus márgenes, son algunos elementos que contribuyen a generar estas memorias.

Todas estas ventajas están directamente relacionadas con que las generaciones hemos nacido y crecido junto a los libros de papel, y no fue hasta hace un poco más de una década que comenzó la masificación  de los libros digitales. Aunque el cerebro se adapta a cualquier situación, el cambio en el modo de aprendizaje para el cerebro puede resultar complejo.

Es importante reconocer que si existe un segmento de lectores que parecen haber nacido sabiendo cómo manipular una pantalla táctil antes de aprender a caminar, y son los llamados nativos digitales. Esta generación de niños parece funcionar mucho mejor en el formato digital, ya que se están constantemente educando a través de este tipo de plataformas.

De cualquier forma, las ventajas de la lectura en papel son claras. Según un estudio de la Universidad de Tufts (EEUU), “el texto es un paisaje escrito que se asemeja a un mapa topográfico que guía la lectura” (Maryanne Wolf), mientras que la lectura digital nos limita la extensión, esquinas y márgenes. De este modo, con la lectura en papel el abanico sensorial es más amplio.

Preferir la lectura en papel, no solo nos trae beneficios en el ámbito cognitivo, sino que también significa un apoyo a la industria gráfica, que día a día trabaja por reinventarse frente al acelerado avance de la tecnología, como lo hacemos en A Impresores. Estamos a tu disposición para hacer realidad cualquier proyecto gráfico, asesorándote en todo el proceso de producción. Nuestro objetivo como imprenta, es dar vida a proyectos para que sean todo un éxito ¡Te esperamos!

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email