Economía circular

La economía circular y la Industria Gráfica

La evolución de la economía global ha estado dominada por un modelo lineal de producción y consumo, el cual consiste en la extracción de materias primas, con el objetivo de fabricar productos que luego se venden, utilizan y  desechan como residuos. Este tipo de modelo tradicional ha tenido un papel fundamental en el desarrollo económico experimentado desde la Revolución Industrial, sin embargo, se encuentra en un momento crítico debido en parte a la evolución de la propia economía y las nuevas demandas y necesidades de la sociedad, que son la base del consumo. El modelo lineal de producción trajo consigo muchos beneficios, pero también ha traído muchos problemas, como el agotamiento de recursos no renovables, el negativo impacto ambiental, como es el cambio climático y la degradación de los ecosistemas. 

En contraposición a esta economía o modelo lineal, se hace cada vez más fuerte la economía circular, un concepto económico incluido en el marco del desarrollo sostenible. La economía circular nace como respuesta al modelo lineal, el cual es un modelo industrial restaurativo que propone que, en lugar de extraer recursos naturales, los materiales que ya han sido procesados puedan ser recuperados y reutilizados de diversas maneras, evitando la sobreexplotación. El modelo se basa en tres principios fundamentales: uso de energías renovables, eficiencia energética y uso eficiente y responsable de los recursos.

Consideremos también que la sobreexplotación de los recursos naturales y la contaminación tienden a desacelerar el crecimiento económico. En este contexto, se desarrolló el concepto de economía circular. Este enfoque también está representado por la expresión “de la cuna a la cuna”. Como la economía circular tiene la intención de cambiar el modelo de producción en sí, la propuesta es que el proceso de diseño de los productos tenga como objetivo la posibilidad de un reciclaje total de los materiales utilizados en su fabricación y/o la reutilización de sus componentes. De ahí la expresión “de la cuna a la cuna”, ya que en la economía circular nada muere, todo será reaprovechado, transformado en nuevos bienes.

Ya en la Industria Gráfica, a pesar de que la economía circular sea un concepto relativamente nuevo, en la práctica se vincula con esfuerzos que la industria viene realizando desde hace ya varios años, relacionados principalmente con la reutilización del papel y la eficiencia energética. Pero, más fuerte suenan los materiales celulósicos, los cuales serían el gran golpe de la industria para aportar a este nuevo modelo económico. Es por eso que la industria busca comenzar a trabajar lo antes posible en esto, modificando los  procesos productivos, los cuales serán claves para la entrega de valor de las distintas empresas.

Por último, cabe destacar algunas cifras entregadas por la Comisión Europea, quienes proyectan que la transición hacia un modelo circular en el continente europeo podría aumentar la productividad en un 30% al 2030, incrementando el PIB en hasta un 1% y creando cerca de 2 millones de empleos. Además, se publicó un estudio que indica que para los bienes de consumo de vida útil corta, el valor total de las oportunidades circulares a nivel mundial alcanzaría los USD 700 mil millones al año en ahorros de materias primas.

A Impresores está comprometido tanto con el desarrollo de la comunidad como del desarrollo económico, intentando siempre innovar tanto en sus productos como en sus procesos productivos para aportar a este nuevo modelo, el cual al día de hoy se ha convertido en una necesidad. Contáctanos para ayudarte y guiarte en la creación de tus proyectos.

 

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email