dos-fotos_aimp

¿Cómo elegir la portada de tu libro?

Somos personas profundamente visuales, por lo tanto, lo primero que verá tu público será la portada de tu libro. Si la imagen le parece llamativa, atractiva o simplemente “bonita”, ya conseguiste el primer enganche para que se detenga a leer el título, quizás pase a leer el argumento y en el mejor de los casos, decida llevárselo. Así, aumenten tus posibilidades de venta. Como ves, la portada es un elemento fundamental para el éxito de ventas de tu obra a publicar y debes darte el trabajo de conseguir la mejor, ya que se trata de tu carta de presentación dentro de un mercado bastante saturado.

A continuación te dejamos algunos consejos a tener en cuenta al momento de elegir la portada de tu libro, con el fin de que no cometas errores de principiantes y te ahorres una serie de malas decisiones que a la larga, podría resultarte muy costosas.

No seas literal: no es necesario que la portada sea literal a la historia que estás contando. Lo más importante de una portada, es que pueda sugerir y evocar, en vez de revelar ciertos detalles de la trama o de los personajes. Entonces, no destruyas el factor sorpresa y recuerda que la magia de la lectura radica en la capacidad de descubrir e imaginar del lector.

Para vender, hay que impresionar: evita que tu portada se convierta en un spoiler de tu libro y utilízala a tu favor como una forma de plantear una interrogante al lector. En otras palabras, evita caer en los clichés de los paisajes aburridos y dale un giro creativo, la idea es que tu libro no parezca uno más del montón. El objetivo es lograr la mirada del público, atraerle hasta tu libro y despertarle las ganas de devorarlo.

Pastelero a sus pasteles, el diseño en manos de un profesional: es posible que tengas muchas ideas para desarrollar tu portada, pero recuerda, eres escritor, no diseñador (a menos que lo seas). Un diseñador tendrá una mayor capacidad analítica, por lo tanto, el resultado, objetivamente, será mucho más funcional para tu objetivo: vender tu libro.

Si vas a contratar este servicio, ten en cuenta enviar al diseñador una pequeña reseña de tu libro: De qué se trata, cuál es el género, quiénes y cómo son los personajes principales, el espacio-tiempo en que tiene lugar la historia, elementos importantes que destacar e ideas o estilo que tengas en mente. Así podrás ayudar a que el diseñador logre conectar con la esencia de tu libro y llegar a un mejor resultado.

Creatividad y diseño: este punto es fundamental, y tiene que ver con la capacidad para abstraerse y ver más allá de la literalidad. Darle a tu portada el arte necesario, para que si un lector se gira a mirar tu libro, sea porque ha detectado algo que no posee el resto.

Fotografía, dibujo o ilustración de buena calidad: lo principal a tener en cuenta cuando elijas la imagen de la portada, es que cumpla con los requisitos de calidad. Un trabajo profesional no puede contar con una imagen pixelada o deformada. Por otro lado, por ningún motivo elijas material gratuito de internet, ya que puedes infringir los derechos de autor asociados y además, es posible que vuelvas a ver esa imagen en muchos otros lugares (suele ocurrir con las imágenes de banco gratuitas).

Recuerda tener todos estos puntos en mente cuando llegue al proceso de construcción de tu portada. Como te mencionamos, si no te manejas en diseño, lo más recomendable es contratar un diseñador gráfico con experiencia en diseño editorial. En A Impresores contamos con asesoría de diseño para quienes necesiten reforzar este punto.

Fuente: Tregolam

Comparte este artículo

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on pinterest
Share on print
Share on email